26 de octubre de 2011

trenes rigurosamente vigilados

Por razones políticas, y con excepciones como Eisenstein, el cine de la Europa comunista no tenía mucha fama en la Europa occidental en los primeros tiempos de la Guerra Fría. Tampoco es que lo mereciese en general, la mayoría eran panfletos políticos indigeribles, a excepción del cine de animación, especialmente de Checoslovaquia.

Precisamente de este país, y coincidiendo con lo que se denominó históricamente la Primavera de Praga, llegó el movimiento cinematográfico más importante de la Europa comunista (posteriormente llegaría el cine polaco, no tan importante como el checo, pero también significativo), llamado Nova vlnà (nueva ola) checa, por su parecido con la nouvelle vague francesa.

Con la excepción de Vera Chytilova, mucho más experimental y hermética, sus componentes más conocidos, Milos Forman, Jiri Menzel, Ivan Passer y Jan Nemec, optaban por un cine más divertido, más ágil y más cercano a su referente francés. Aparte del filme que se proyectará en el club este viernes, fueron muy famosos en su momento los filmes de Milos Forman Los amores de una rubia y El baile de los bomberos y el filme de Chytilova Las margaritas (quizás el que peor ha resistido el paso del tiempo).

Probablemente el más famoso y más premiado de todos fue el filme que veremos este viernes en el club, Trenes rigurosamente vigilados, ganador del Oscar en 1967 y dirigido por Jiri Menzel, que en teoría hablaba sobre la Segunda Guerra Mundial y la ocupación nazi, pero que no ocultaba demasiado su metáfora sobre la Checoslovaquia comunista, a través de los personajes de una estación de tren. El filme fue una joya y una sorpresa en su momento.

Desgraciadamente, el movimiento acabó en 1968 con la invasión de Checoslovaquia por parte de la URSS. Milos Forman y Passer tomaron el camino del exilio a Occidente (Forman ha tenido una estupenda carrera con 2 Oscars por Alguien voló sobre el nido del cuco y Amadeus, pero Passer se hundió en la mediocridad), de Chytilova y Nemec poco más se supo y Menzel renació tras el hundimiento del comunismo con una pequeña joyita como Yo serví al rey de Inglaterra. Yo os recomiendo que veáis el filme Trenes rigurosamente vigilados, aunque le tengáis reparos al cine "de autor" (palabra que odio, autores son también los que trabajan para Hollywood si tienen una carrera coherente, no en vano los que inventaron la palabreja, Truffaut, Godard y compañía, eran grandes admiradores del cine americano, y no solo de los maestros, también de muchos artesanos al servicio de los estudios), el filme es mucho menos aburrido de lo que podéis pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Fideua

 Fideua. - Gambas - Calamares  - Preparamos los ingredientes. 2- Tostamos los fideos y lo aňadimos en la olla. 3- Lo mezclamos todo.