11 de agosto de 2012

Especiales veraniegos: el turismo según el cine (y un servidor), 1ª parte

Hola, sigo con mis especiales veraniegos. Ahora le toca el turno a cómo ha tratado el cine a los viajes de todo tipo y a los diferentes tipos de turistas. Varias advertencias. Al disponer de poco tiempo por trabajo y ser un artículo largo, lo voy a hacer en varias partes y varios días. Segundo, la versión es bastante sui generis y delirante. Tercero, incluye algunos spoilers.

Los precedentes prehistóricos del bikini (Hace un millón de años)
Según los responsables de la Hammer, junto a los dinosaurios se podía encontrar este hermoso ejemplar de turista de origen hispano por las Islas Canarias. Obsérvese el coqueto bikini que luce la dama, muy anterior al invento de la pieza en la década de 1940...

Los comienzos del turismo español (Novio a la vista)

Aunque parezca mentira, y como muestra esta película del maestro Berlanga, ya había turistas en España antes de las suecas y de bañarse Fraga en Palomares... Eso sí, no eran tan sexis como las nórdicas, pero más entrañables que el fundador del PP

Víctimas de las compañías low cost (Una noche en la ópera)



Que no, que el precio del camarote era demasiado barato para ser bueno... Y es que ya resultaba raro el contrato, aquello de que la parte contratante de la primera parte es la parte contratante de la primera parte era demasiado opaco y ambiguo.

Víctimas de las compañías high cost (Titanic)

Te gastas un pastón en el viaje, pasas un frío de un par de narices (se tendrían que haber ido al Caribe), no recuperas las maletas y encima te timan con el número de botes salvavidas; encima el hielo para el cubata estaba fuera del barco... Conoció una segunda parte, cuya precuela rodó Godard

Titanic 2: la precuela:
No estoy borracho con lo de Godard, esta es una imagen de su filme de 2010 Filme socialiste, rodado en parte en un auténtico crucero de lujo . Aparentemente este barco no dice nada hasta que conoces su nombre: Costa Concordia. Ahora supongo que entenderéis lo de la precuela...

Si atracas no conduzcas (Un trabajo en Italia, versión 1969)
Consejos para cometer el atraco perfecto: si robas en Italia con unos Mini (ya son ganas, en la tierra de los Ferrari, los Alfa Romeo y los Lamborghini) no cometas el error de fugarte del país en este cutresalchichero autocar, propenso a los accidentes, puedes ponerte en un serio aprieto, o te quedas con el dinero y te vas al otro barrio o salvas la vida y te quedas sin un duro. Claro que si Michael Caine cometió el error de tener como cómplice a Benny Hill, algunas cosas quedan más claras... Uno de mis finales favoritos de la historia del cine, curiosamente en una película menor que algunos solo recordamos por esta escena, la de los minis y por el remake que se hizo hace algunos años, The italian job, que desgraciadamente cambiaba el final. En Londres la deben recordar mejor: en uno de los edificios creados para los Juegos Olímpicos hay un claro homenaje a esta escena.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Fideua

 Fideua. - Gambas - Calamares  - Preparamos los ingredientes. 2- Tostamos los fideos y lo aňadimos en la olla. 3- Lo mezclamos todo.