7 de abril de 2020

Oscar 1956: Whatever will be, will be (Que será, será)

Si en las películas de Hitchcock el maestro y sus compositores siempre prestaban especial atención a la banda sonora (salvo en Los pájaros, que carece de música), donde más importancia tiene el uso de la banda sonora es el en remake de El hombre que sabía demasiado, ya que es el doble  macguffin de la trama: el intento de asesinato en el climax es durante un concierto en el que la obra musical es clave en el momento del disparo, y una canción es clave para que el matrimonio encuentre a su hijo secuestrado.

Aquí la banda sonora original de Bernard Herrmann queda relegada a un segundo plano y la música del concierto pertenece al compositor Arthur Benjamin y su cantata Storm cloud. Herrmann hace un cameo como el director de la orquesta.

Para la canción se encargaron Jay Livingston y Ray Evans, quienes compusieron una canción que ganó el Oscar, se convertiría en mítica y en la canción más icónica de su intérprete y actriz protagonista Doris Day: Whatever will be, will be (Que será, será).

No parecía Day la actriz más idónea para Hitchcock, no daba el tipo habitual del británico de rubia fria pero que es una bomba sexual a punto de estallar, pero creo que cumplió con creces con James Stewart haciendo el papel de pareja prototípica estadounidense metida por accidente en la conspiración de asesinato, Desde el punto de vista musical, su interpretación es magnífica y la canción, casi una nana, es muy buena.

También había otra canción extraordinaria entre las nominadas, True Love, compuesta por Cole Porter para el filme Alta sociedad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Fideua

 Fideua. - Gambas - Calamares  - Preparamos los ingredientes. 2- Tostamos los fideos y lo aňadimos en la olla. 3- Lo mezclamos todo.