21 de noviembre de 2012

La película del club: Gladiator

La película que proyecta este viernes el club, Gladiator, supuso en su momento, además del éxito y premios que obtuvo, la recuperación de un género y un director que parecían perdidos en los años anteriores. Por un lado recupera un género, el peplum (mal llamado popularmente "de romanos", puesto que engloba también filmes mitológicos o filmes ambientados en la antigua Grecia) del que no se hacía ningún filme importante desde principios de los años 60 por su alto coste y varios fracasos sonados en taquilla. Por otro lado, recupera la carrera de Ridley Scott, que llevaba en los años 90 varios sonados fracasos económicos y de crítica (1492, Tormenta blanca y especialmente La Teniente O'Neil, una de las peores películas de Demi Moore, indigna del director que hizo Alien y Blade runner). He de reconocer que siendo una película más que notable y sumamente entretenida le pongo un pequeño pero: la tengo que considerar un remake encubierto de una película que a mí me gusta mucho más, La caída del imperio romano. No solo porque trate la historia del mismo emperador, el siniestro Cómodo, es que hay aspectos muy similares en la relación entre Richard Harris con Joaquin Phoenix, la relación de Russell Crowe con Connie Nielsen o el duelo final en la arena entre gladiador y emperador. La película cuenta la caída en desgracia de un militar extremeño (no es coña, en algún momento se dice que tenía la finca cerca de Emerita Augusta, la actual Mérida) a manos de un siniestro emperador y su posterior venganza. Tiene grandes interpretaciones de Crowe y Phoenix y unos revolucionarios efectos especiales en su época. Reanimó el género peplum (aunque salvo 300 y en menor medida el remake de Furia de titanes no ha vuelto a tener tanto éxito en películas posteriores) y la carrera de Ridley Scott (aunque con altibajos, no ha vuelto a caer en el fondo en que se metió en los años 90), ganando cinco Oscars. También supuso la última película del actor británico Oliver Reed, fallecido en pleno rodaje. Como curiosidad, el filme tiene unos cuantos gazapos sonados, el que más el que os enseño, que puede pasar desapercibido mientras se ve la película. Si miráis dentro del círculo de la foto de la cuádriga hay algo que no me parece muy romano, la verdad. Por lo demás, la película es muy entretenida y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Fideua

 Fideua. - Gambas - Calamares  - Preparamos los ingredientes. 2- Tostamos los fideos y lo aňadimos en la olla. 3- Lo mezclamos todo.