28 de mayo de 2010

los simpsons

Creo recordar que corría el año 1990 cuando un día alquilé la película "La guerra de los Rose", filme que ya había visto, pero que contenía antes de empezar un pequeño corto de animación. Pensé: que corto más divertido, pero qué dibujos más raros, todos amarillos.

Evidentemente se trataba de Los Simpsons, que todavía no habían llegado a nuestro país. La serie tardó poco en llegar y revolucionó lo que eran hasta entonces las series de animación , con un estilo feísta que poco tenía que ver con la animación que se estilaba entonces y con un sentido del humor que podríamos llamar políticamente poco correcto. Y Bart y Homer Simpson (y el resto de la familia) se convirtieron en un referente de la historia de la televisión y en un clásico de ella. Sin su influencia probablemente no hubiesen llegado gente como Ren y Stimpy, Beavis y Butt-Head o Bob Esponja, y series como Padre de familia beben (o copian, que nunca se sabe) de élla.

Y extrañamente tardaron mucho en llegar a la pantalla, probablemente demasiado, aunque los creadores (el principal, James L. Brooks, más conocido por dirigir películas blanditas como "La fuerza del cariño" o en menor blandura "Mejor imposible", pero muy alejadas de la corrosión de "Los Simpsons" o de la anteriormente citada "La guerra de los Rose", también producida por él) tuvieron el buen tino de no hacerla en versión real y de respetar el tipo de humor de la serie. El principal problema es que parecía un episodio demasiado alargado de la serie, que lleva mucho mejor sus ventipico minutos que la hora y media de un largometraje. Con todo, pasaréis un buen rato con la proyección. No sé si la copia incluirá los títulos de crédito finales, pero hay algunas coñas destacables en éllos, como una peculiar versión de La Marsellesa.

8 de mayo de 2010

PESADILLA EN ELM STREET

Tras su debut con "La última casa a la izquierda", el director Wes Craven era conocido entre los fans del cine de terror ("Las colinas tienen ojos", "Bendición mortal"), pero quizás le faltaba un gran éxito. Eso llegó en 1985 con el estreno de "Pesadilla en Elm Street" (que, no creo que sea casualidad, es el nombre de la calle donde mataron a Kennedy), un filme protagonizado por un poco conocido actor televisivo llamado Robert Englund (su papel más conocido es el de lagarto bueno de la serie de los ochenta "V") que combinaba realidad y sueños con un asesino monstruoso que se movía entre ambos mundos y que se cargaba jovencitos cuando dormían (es curiosa la costumbre del cine de terror de cargarse adolescentes en celo). Tuvo tal éxito que su personaje principal, Freddy Krueger, se convirtió en icono del cine de terror y dio lugar a multitud de mediocres secuelas (salvo la tercera entrega) e incluso a un delirante enfrentamiento con el protagonista de "Viernes 13". Su protagonista nunca se ha quitado el personaje de encima y no ha vuelto a realizar otra interpretación destacada, aunque sí que hay un secundario en el filme que se convirtió en estrella, el actor Johnny Depp.

Wes Craven sigue moviéndose generalmente en el cine de terror (salvo un drama con Meryl Streep) y más tarde volvió a hacer una saga de gran popularidad, "Scream". Hace unos días se ha estrenado en EEUU el remake de la primera entrega de Elm Street con un actor, Jackie Earley Haley, que no necesitaría maquillaje porque ya da miedo con su rostro habitual. Por las primeras noticias que me llegan, es mejor olvidar el nuevo filme.

Taller de cocina: Cocas de Sant Juan

 Cocas de Sant Juan  - Masa - Almendras - Piñones - Huevos  1- Preparamos los ingredientes. 2- Tapamos con la otra masa de hojaldre y le aña...