21 de julio de 2011

el sargento de hierro

Hace unas semanas comentaba que Clint Eastwood comenzó a tener el beneplácito de la crítica con El jinete pálido. No fue el caso, al menos en parte, de su siguiente película, El sargento de hierro. Considerado uno de sus últimos filmes alimenticios, junto con El principiante, se puede considerar un filme de hazañas bélicas, o americanada según sus detractores, centrado en la invasión de la isla de Nueva Granada producida poco antes, muy de la época de Ronald Reagan. El problema para tratarlo así es que no fue muy bien acogido por el ejército americano, que le había dado todo su apoyo para el rodaje. No se sabe si fue por el tono claramente desecantado de algunas partes del filme (especialmente de la relación del personaje de Eastwood con su mujer) o el tono abiertamente humorístico y mal hablado de las escenas de entrenamiento (por momentos parece una parodia de la anterior Oficial y caballero, y desde luego el humor malhablado la diferencia mucho de un filme bastante más ultraconservador del mismo año como es Top gun), tuvo un recibimiento más que tibio por las altas esferas de su país, aparte de que se nota de que Eastwood no acaba de creerse en la parte final la "heroicidad" de lo que cuenta. Ello lleva a un filme un tanto extraño, probablemente muy menor en la carrera de su director, pero muy por encima de los filmes del mismo estilo que se hicieron en la época en USA.

Como es mi último artículo en este blog antes de las vacaciones de verano, aprovecho para desear un feliz verano a todos los lectores de este blog, volveré en septiembre con nuevos comentarios de películas.

7 de julio de 2011

tras el corazón verde

El éxito del filme En busca del arca perdida produjo en los sucesivos años una serie de intentos de repetir el éxito, la mayoría engendros que poco tenían que ver con el filme de Spielberg, incluidos algunos filmes italianos de cuarta categoría que pretendieron pasar por yanquis y un bodrio en presunto 3D de la época protagonizado por Ana Obregón.

El caso de Tras el corazón verde es distinto. Seguía intentando copiar el modelo original, pero estaba dirigido por un joven director llamado Robert Zemeckis que venía de dirigir dos películas que habían llamado la atención, pero que no habían tenido mucho éxito. El filme contaba con un actor-productor como Michael Douglas con mucha visión comercial y con una estrella en alza como era en ese momento Kathleen Turner, así como un secundario actor cómico procediente de la televisión llamado Danny de Vito. El resultado fue un muy entretenido filme de aventuras, que es cierto que no llega al nivel de las películas de Indiana Jones, pero que es un más que digno sucedáneo. Se beneficiaba de un divertido guión y un director que empezaba a demostrar ser un buen discípulo de Spielberg. Contó con una secuela, La joya del Nilo, mucho menos interesante, aunque no está mal y mantuvo el éxito. En un divertido papel secundario podemos ver al director y actor mexicano Alfonso Arau, que unos años después tendría un gran éxito internacional con el filme Como agua para chocolate.

Tras el filme, Zemeckis pasó a ser uno de los directores más influyentes de Hollywood con grandes éxitos como Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit? o Forrest Gump, aunque después le dio por pasarse a la animación con resultados discutibles (Polar express, Beowulf); su último filme, Marte necesita madres, ha resultado un fiasco comercial enorme (sigue inédito en España) y su futuro está actualmente en entredicho. Michael Douglas y Danny de Vito siguen más o menos afortunadamente con sus respectivas carreras, aunque el caso más sangrante es el de Turner, cuya tendencia a la obesidad acabó con su carrera de sex simbol. De todas maneras, todo el equipo salió beneficiado en sus carreras de este muy entretenido corazón verde.

Taller de cocina: Cocas de Sant Juan

 Cocas de Sant Juan  - Masa - Almendras - Piñones - Huevos  1- Preparamos los ingredientes. 2- Tapamos con la otra masa de hojaldre y le aña...