19 de agosto de 2012

Especiales veraniegos: el verano según el cine (y un servidor) 3ª parte

   Llegamos al final de este peculiar recorrido turístico. He conservado el título en los tres artículos, pero al final tendría que haber titulado El turismo según el cine, hay algunas imágenes que no son veraniegas. Nos queda un personaje playero (y su parodia) y acabaremos con el turismo por el espacio. Podría haber incluido más cosas, pero ya era demasiado largo, quizás otro verano.

La mujer perfecta:


Esta hermosa mujer tuvo la buena suerte de que la dirigiese uno de los grandes de la comedia en su primer éxito  y la desgracia de estar casada con uno de los peores directores de la historia. Hoy casi olvidada, tuvo un gran éxito en su momento. Alguien la parodió con bastante desacierto.

0, el desastre perfecto


Definitivamente, no es lo mismo. Esta "dama" ha aparecido de momento en tres películas, a cuál peor, no creo que llegue nunca a mito erótico, ni siendo muy freakie.

Dios mío, dónde me he metido:
Pobre humano, le metieron en una cápsula espacial, se pierde en el espacio durante varios miles de años y acaba en un planeta dominado por simios y con los humanos esclavizados (esto sí es depresión postvacacional y lo demás son cuentos...). Y ahí no le acabaron las sorpresas, como muchos sabéis...

Inmigrante espacial sin papeles:
 
"Simpático" extraterrestre (no hay quien iguale su doble sonrisa) aficionado a colarse como polizonte en toda nave espacial que encuentre en el camino, a pegarse como una lapa a sus vecinos de viaje y a poner sus huevos donde le da la gana. Tiene muy mala leche y muy mala sangre.

Hasta el infinito y más allá (2001, odisea en el espacio)
Podía haberme centrado en cualquier otra escena de la película de Kubrick, pero he preferido centrarme en esta escena que me temo que muchos no han entendido y que todavía confunden con un viaje psicodélico por los efectos del LSD típicos de la época. Arthur C. Clarke y Kubrick sabían más de ciencia de lo que parece, y no ignoraban la teoría de los túneles de gusano, por los que se supone que se puede viajar a otras galaxias a velocidades más grandes que las de la luz. Esta escena de viaje tan extraña no es otra cosa que un túnel de gusano, donde Keir Dullea va a encontrarse con su creador (el célebre monolito), no le déis más vueltas, no las tiene.

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana



No quiero acabar sin pasarme por dos sagas que se han paseado por todo el universo, con más o menos fortuna. Si he de quedarme con algún mundo de los que aparecen en Star wars, este tiene que ser Tatooine, al fin y al cabo este planeta con dos soles es el hogar de Annakin y Luke Skywalker y el más visitado por los protagonistas de todas las entregas.

Turistas espaciales del Imserso:



Comenzaron a ir a lugares muy lejanos del espacio y continúan dando la vara por ahí. Uno de ellos incluso viaja a universos paralelos en la serie Fringe, desde luego creo que no conoce el botox:



Con esta pequeña coña y homenaje a uno de los iconos de la ciencia ficción (tanto televisiva como cinematográfica) cierro mi especial veraniego. Por falta de tiempo dejo para más adelante mi homenaje a James Bond en su cincuenta aniversario en el cine, prometo retomarlo en cuanto acabe mi trabajo y puede hacerlo con más tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras bandas sonoras: Domingo negro

  El escritor Thomas Harris se consagró con las cuatro novelas dedicadas a Hanibal Lecter (especialmente las dos primeras, las dos últimas m...