26 de febrero de 2015

La película del Club: Fiebre del Sábado noche

Resultado de imagen de saturday night fever 1977Resultado de imagen de saturday night fever 1977
Resultado de imagen de saturday night fever 1977Resultado de imagen de saturday night fever 1977

Este viernes el Club programa en su sesión de cine un clásico del cine musical de 1977,  Fiebre del sábado noche, nacido en pleno apogeo de la música disco y que supuso el lanzamiento de un director británico y un actor estadounidenses entonces desconocidos y la consagración definitiva de un grupo musical británico, aunque hubiese vivido en Australia.

Como he dicho, su director John Badham era un desconocido en 1977, de hecho solo encuentro antes de ese año un filme en su filmografía que yo no recuerdo haber visto. Badham demostró con la historia de este  dependiente de día, bailarín de noche mucha habilidad para hacer buen cine comercial y también un olfato notable, para rodar grandes éxitos de calidad (Juegos de guerra, El trueno azul o Cortocircuito, aunque su mejor película fue un notorio fracaso comercial, su versión de Drácula protagonizada por Frank Langella avanza muchas cosas  de  la versión de Coppola y para muchos cinéfilos es incluso superior. Le tengo perdida la pista en los últimos años, los blockbusters le echan de menos desde luego.

A ello ayudó un excelente protagonista. John Travolta era casi un desconocido con dos pequeños papeles en La lluvia del diablo y Carrie y un telefilme en su haber. Travolta bordó su papel y demostró unas grandes dotes de bailarín que confirmó más tarde en Grease. Lo demás es historia, se convirtió en una gran estrella, con tendencia a ser estrellado en cuestión de poco tiempo, junto a grandes éxitos como Pulp Fiction, hace horrores como Campo de batalla: la Tierra, de sus coqueteos con la Cienciología y sus peculiares pelucas mejor no hablar.

Y fue el momento álgido de tres hermanos cantantes. Bee Gees llevaban ya bastantes años en el mundo de la música, pero su mayor éxito fue sin duda la banda sonora de este filme, con sus inconfundibles falsetes, icono de la época con grandes canciones como Staying alive, Night fever, More tha a woman o How deep is your love. Sigue siendo creo la banda sonora más vendida de la historia del cine y uno de los discos más vendidos de la historia del pop.

Espero que lo paséis bien con la película. Por cierto, el nombre de la discoteca también es muy cinéfilo, Odisea 2001. Conoció una secuela, Staying alive dirigida por Sylvester Stallone, muy olvidable. Os dejo con un vídeo de la canción Staying alive:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

SARAU POÈTIC A L'ALTRE FESTIVAL