6 de marzo de 2015

La película del Club: Solo para sus ojos

Resultado de imagen de for your eyes only 1981Resultado de imagen de for your eyes only 1981

Resultado de imagen de for your eyes only 1981Resultado de imagen de for your eyes only 1981
Resultado de imagen de for your eyes only 1981Resultado de imagen de for your eyes only 1981

Resultado de imagen de for your eyes only 1981Resultado de imagen de for your eyes only 1981

Resultado de imagen de for your eyes only 1981

Este viernes en el Club toca Bond, concretamente el filme de 1981 Solo para sus ojos. Siendo tan entretenido como siempre, no es de mis títulos favoritos, luego pasaré a explicar por qué. Pero hay que decir algunas cosas del filme:

Empecemos por el prólogo. Volvemos a ver a un viejo conocido por última vez hasta el momento: Ernst Stavros Blofeld, el jefe de Spectra al que dimos por muerto en Diamantes para la eternidad. El homenaje a la época Connery es probablemente la mejor escena de la película. Y he dicho por última vez de momento, porque es probable que aparezca en la próxima película de Bond, llamada Spectra. Pero no seguro, hay una sombra de duda: lo lógico es que Christoph Waltz interprete como villano a Blofeld... pero de momento tiene otro nombre en el filme. No sería  la primera vez en la saga que Blofeld se esconde con otro nombre, pero también es posible que Waltz no sea Blofeld porque no aparezca de momento, porque no veamos su cara como antaño o porque el filme se reserve alguna sorpresa. Lo veremos al final de año cuando se estrene el nuevo filme.

Chicas Bond: la más destacada es desde luego la excelente actriz francesa Carole Bouquet, en busca de venganza por la muerte de sus padres, pero el filme tiene un dato curioso: una de las actrices, Cassandra Harris (interpreta a una condesa seducida por Bond) fue "señora Bond" en la vida real. Harris fue hasta el momento de su temprana muerte en 1991 la primera esposa de Pierce Brosnan, el futuro James Bond de 1995 a 2002.

Hasta aqui digamos lo positivo, ahora vamos a lo negativo:

Roger Moore empieza su declive. Por mucho que nos divierta su sentido del humor autoparódico (especialmente su persecución en un 2 caballos, en una falsa España), el actor británico empezaba a estar muy mayor, 54 años, para el personaje. Y teniendo en cuenta que nunca fue un actor excesivamente expresivo, empieza a ser un estorbo del que se resentirá la saga en las dos películas la historia.

La historia: después de los delirios de los 70, con grandes villanos megalómanos queriendo destruir el mundo, que aquí lo único que busquen rusos y británicos sea un aparato de espionaje en el fondo del océano sabe a muy poco, el filme en ese aspecto aburre un tanto, a pesar de sus espectaculares persecuciones en la nieve y sus bellas imágenes acuáticas.

Y finalmente el villano. No diré su nombre, puesto que para quien vea el filme por primera vez tarda un tiempo en saberse quién es, y ha sido un actor muy notable en otros filmes muy conocidos, pero aquí creo que es demasiado normalito para Bond, le falta bastante fuerza al personaje.

Eso sí, el filme es sumamente entretenido, tiene espectaculares secuencias de acción, la ironía habitual de los guionistas de la primera época, unos excelentes títulos de crédito de Maurice Binder y dos buenos secundarios como Julian Glover y Topol. Espero que a los socios les guste, a los que me conocéis ya sabéis que soy muy tiquismiquis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SARAU POÈTIC A L'ALTRE FESTIVAL