18 de mayo de 2020

Oscar 1997: My heart will go on

Durante 1997, muchos se burlaron de James Cameron y Titanic, de su excesivo presupuesto y dudaban de su éxito comercial. Llegaron incluso a pronosticar un desastre en taquilla al estilo de La puerta del cielo. Se equivocaron.

El resultado es de sobras conocido; la película más taquillera de la historia hasta 2009 (Cameron la volvió a superar con Avatar), la que más tiempo ha ocupado el número 1 de la taquilla estadounidense (14 semanas, ni de lejos se le ha acercado nadie) y 11 Oscars de 14 nominaciones (perdió maquillaje, actriz principal y actriz secundaria), repitiendo el record de Ben-Hur (igualado años más tarde por El señor de los anillos, El retorno del rey, ya llegaremos a ella puesto que tiene Oscar a canción):

Vista ahora en 2020, y aunque crecen sus detractores, sigue siendo un gran espectáculo aún no siendo la mejor película de Cameron (sigo prefiiendo sus dos Terminator y Aliens). El director canadiense es un maestro utilizando la tecnología más avanzada y aquí consigue muy buenas interpretaciones de casi todo su reparto, aunque cometió un error garrafal poniendo a un actor horrible como Billy Zane de villano, es de lejos lo peor de la película.

Lanzó al estrellato a Leonardo Dicaprio y Kate Winslet. Ya eran más que promesas hasta entonces, pero Titanic les llevó a otro nivel. Dicaprio no ha bajado del estrellato, Kate Winslet está un tanto irregular últimamente.Volvieron a repetir como pareja en Revolutionay road con mejores resultados artísticos, aunque con menos reconocimiento. 

Sacó del olvido a Gloria Stuart, actriz octogenaria que había conocido sus mejores momentos en los años 30 con títulos como El hombre invisible y Prisionero del odio, y que interpretaba el papel de Winslet en su vejez. De entre los secundarios, destacar a Bill Paxton, Kathy Bates y David Warner, excelentes como casi siempre.

Consagró a James Horner. Aunque con tendencia a repetirse en exceso y a copiar-homenajear a otros (especialmente a la sinfornía 1 de Rachmaninoff), Horner ya era grande antes de Titanic y ya lo había merecido por Braveheart dos años antes. Lamentablemente, un accidente aéreo se lo llevó en 2015, aún con sus irregularidades lo seguimos echando de menos.

Horner ganó dos Oscars por Titanic, banda sonora y canción. Compuesta en colaboración con Will Jennings, My heart will go on se ha convertido en un clásico y en una canción mil veces escuchada y versionada, no recomendada a sí a los detractores de Celine Dion, que según dicen no estaba muy segura de interpretarla. Sigue siendo una de las canciones más vendidas de la historia.

Ante la canción de Titanic, cualquiera lo tenía mal ese año. Destacar entre las nominadas Go the distance de Hércules y Journey to the past de Anastasia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cine Bosque 22-6-2022

 Este miércoles haremos la habitual salida mensual al Cine Bosque para ver una película. Estas son las películas que podéis ver en primera s...