5 de octubre de 2012

Especiales de cine: Cincuentenario James Bond (1ª parte





Como os prometí este verano, aquí os dejo el especial sobre el cincuentenario del primer filme de James Bond. Se ha retrasado por dos razones: porque no pude hacerlo este verano (es bastante largo y no tenía tiempo por el trabajo) y porque he decidido hacerlo coincidiendo con el cincuentenario del estreno del primer filme, que se cumple este 6 de octubre. Os dejo con un comentario sobre todos los filmes del agente secreto, divididos por las etapas de cada actor (por lo largo que es el artículo, lo divido en tres partes).

Etapa Sean Connery:




Sin duda la mejor y la que da base a toda la saga. Connery aporta todo el glamour, la ironía y el sentido del humor británico (no exactamente, Connery es independentista escocés) que han hecho famoso al personaje. Acabó harto del personaje y decidió dejarlo, aunque volvió en un par de ocasiones.

Doctor No:



Primer filme, que empieza a tener las características propias de la saga, aunque no todas: no hay prólogo faltan las canciones de los títulos de crédito y  Q tiene menor presencia y es interprtado por otro actor. También se nota el presupuesto limitado (por ejemplo, los productores querían como Bond a Richard Burton, Cary Grant o James Mason, pero tuvieron que recurrir al mucho más barato Connery; el tiempo ha demostrado que la decisión fue la correcta, de los tres anteriores, creo que el más adecuado hubiese sido Mason). Se recuerda sobretodo por la escena en que aparece en bikini la primera chica Bond, Ursula Andress. El villano, Doctor No, será el primer agente de Spectra, organización criminal a la que se enfrenta Connery en todos sus filmes menos uno.

Desde Rusia con amor:



Con permiso de la mítica siguiente entrega, mi preferida de la saga. Tiene dos de los malvados más memorables (la gran actriz alemana Lotte Lenya y Robert Shaw), incluye por primera vez la icónica imagen del jefe de Spectra con su gato persa (de momento no le veremos la cara), por primera vez también los inventos de Q, y por primera vez una canción, de Matt Monro, aunque en los títulos de crédito finales. Las escenas del tren y del ataque con el zapato puntiagudo son formidables. Fue la última interpretación del gran actor mexicano Pedro Armendáriz, se suicidó poco después por el cáncer que padecía (según las malas lenguas, otra víctima de la maldición de El conquistador de Mongolia, de la que hablaré algún día).

Goldfinger:


La película más famosa del agente secreto. Prácticamente todo en ella es famoso: el coche Aston Martin, la chica muerta bañada en oro, el sicario oriental con afilado sombrero, el ataque a Fort Knox... Sobresale una formidable canción interpretada por Shirley Bassey y uno de los más memorables, si no el que más, villanos, el actor Gert Frobe, por cierto el único de la etapa Connery que no pertenece a Spectra. El filme asienta definitivamente el mito, casi todos los filmes de la saga (y sus imitadores o parodiadores) lo tomarán como base de sus historias.

Operación trueno:


 Sin ser una mala película ni mucho menos, si supone un paso atrás. El italiano Adolfo Celi no acaba de tener el carisma de anteriores villanos, tampoco la chica Claudine Auger, y el climax final en el agua con los misiles acaba siendo algo pesado. Lo mejor del filme, la estupenda canción de Tom Jones. El único filme de la saga que ha tenido un remake, del que hablaremos más tarde.

Solo se vive dos veces:

Por fin conocimos al jefe de Spectra Ernest Blofeld, encarnado por el inquietante actor Donald Pleasence (le interpretarían dos actores más). La película destaca por la persecución aérea en helicóptero, por la canción de Nancy Sinatra y por la interpretación icónica de Pleasence. Tras el rodaje Connery decide dejar la saga, temía quedar encasillado y empezaba a trabajar con grandes directores como Hitchcock. Para sustituirle en la saga, los productores deciden tomar una decisión para sustituirlo que sería el mayor error de la historia de la saga.

George Lazenby, "el breve"




Todavía cuesta creer qué vieron los productores en este pedazo de carne con ojos australiano (llamarle actor es demasiado) para sustituir a Sean Connery. Solo duró una película, uno de los mayores fracasos comerciales de la saga.

Al servicio de su majestad:


Y encima le tocó una de las entregas más complicadas, la única donde Bond se enamora realmente y se casa, y la única que acaba mal (perdón por el spoiler para quien no la haya visto). Por contra, tiene una estupenda Diana Rigg (proveniente de la gran serie Los vengadores) como chica Bond, un buen malvado como Telly Savalas en la piel de Blofeld, una antológica banda sonora de John Barry (muy diferente de los temas habituales de la saga) y una magistral canción interpretada por Louis Armstrong,  cuya melancolía a media película (la única canción de toda la saga que no va en los títulos de crédito, con toda intención por parte de Barry) sirve como triste presagio del final de la película.

Antes de continuar una aclaración sobre la música de Bond y la autoría su tema principal, sin duda uno de los más famosos de la historia del cine. Parece ser que el poco conocido músico Monty Norman creó los acordes muy poco evolucionados y John Barry le dio al tema la fuerza instrumental que conocemos. La cuestión de la autoría llevó a ambos a juicio, y ganó Norman, probablemente por eso Barry se "vengó" al no utilizarlo en esta película salvo en la escena del cañón inicial.

Después del desastre, a los productores no les quedó otro remedio que convencer a Connery para interpretar al personaje una vez más.

Diamantes para la eternidad:


Para muchos la más floja de Connery, pero yo le tengo un especial cariño. Primero, porque fue la primera de las que hizo Sean Connery que ví, segundo por  políticamente incorrecta, hoy sería impensable en la saga la pareja de villanos homosexuales (lo mejor del filme con Connery) y la misoginia de la pelea con las dos mujeres, tercero, porque el tema interpretado por Shirley Bassey es uno de los mejores de toda la saga. En su contra, el muy poco carisma de la chica Bond Jill St. John y el menor todavía del villano, el actor muy de segunda fila Charles Gray. Última película de la saga oficial de Connery y última de Spectra, salvo un cameo de Blofeld en el prólogo de Solo para tus ojos.

Etapa Roger Moore:


La más longeva (14 años) y con más películas (7). Moore no es tan buen actor ni por asomo como Connery, pero logra conectar con el público igual que él. La saga aumenta en sentido del humor (muchas veces cayendo en la autoparodia) y se hace más para todos los públicos. Hablaba de la longevidad de esta etapa, para mí y para muchos excesiva, Moore cae en un declive físico en los últimos filmes que se nota demasiado, y eso que no llegaba a los 60 años en el último filme.

V ive y deja morir:


Moore empieza a dejar claras muestras de su estilo en esta entrega de delirante argumento (mezcla sin rubor vudú y narcotráfico) en escenas como la persecución en canoa. La chica Bond, Jane Seymour, se haría posteriormente muy conocida gracias a la televisión. Más que el villano principal, Yaphet Kotto, se recuerda a su secuaz manco con brazo metálico. Sorprendentemente, y en vista del historial musical de la saga, es la primera película cuya canción, interpretada por Paul Maccartney, es nominada al Oscar, la Academia de Hollywood tuvo una ceguera bochornosa hasta ese momento hacia varias de las mejores canciones de la historia del cine.

Continuará



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Cocas de Sant Juan

 Cocas de Sant Juan  - Masa - Almendras - Piñones - Huevos  1- Preparamos los ingredientes. 2- Tapamos con la otra masa de hojaldre y le aña...