13 de febrero de 2013

Phenomena: Especial San Valentín

Con un día de retraso (Cupido, que debe tener mucha faena estos días, je, je), Phenomena propone celebrar este viernes el día de los enamorados con la proyección de dos de las películas románticas más famosas de finales de los 80 y comienzos de los 90:

Pretty woman:



La película que debería estar en el libro de los Guiness como la más programada en la historia de las televisiones españolas, creo que 16 veces sin contar televisiones de pago, y cada vez con elevados datos de audiencia. Y eso que en su momento se consideró lo que los americanos llaman un sleeper (película que a priori no va a funcionar y se convierte en un éxito sorpresa), Richard Gere llevaba años de capa caída desde sus triunfos en Oficial y caballero o American gigolo, Julia Roberts era una promesa casi desconocida (su hermano Eric, un tanto olvidado actualmente, era mucho más conocido) y su director Garry Marshall era un director proveniente de la televisión con un curriculum hasta entonces discreto en cine. En principio el filme tenía que llamarse 3000, alusión a la tarifa que el personaje de Roberts-prostituta le pide al tiburón de las finanzas Gere como servicio por acompañarle una semana, pero probablemente por incluir en la banda sonora la canción del entonces recientemente fallecido Roy Orbison, y por suavizar el cariz sexual de la relación entre ambos se optó por cambiar el título. La película fue un taquillazo, lanzó la carrera de Roberts, recuperó para la taquilla a Gere e hizo que Marshall se especializase en comedietas blanditas del mismo estilo (ahí sigue, con tonterías como Historias de San Valentín o Historias de Año Nuevo, no le recuerdo una película decente posterior a Pretty woman). Tiene mala fama, debida sobretodo al exceso de pases televisivos y a los imitadores posteriores (incluido Marshall), pero la película no está tan mal, de acuerdo, es blandita y dista mucho de ser una obra maestra, pero es entretenida, tiene una buena química entre su pareja protagonista y tiene como lo mejor para mí un estupendo grupo de actores secundarios, Héctor Elizondo (habitual en las películas del director y siempre lo único salvable de sus películas), Laura San Giocomo, Jason Alexander y el veterano Ralph Bellamy en la que creo que fue su última película.

Dirty dancing:



Si como decíamos Pretty woman se podía considerar un sleeper, Dirty dancing lo es en toda regla. Nada presagiaba su éxito, al fin y al cabo era un filme musical de bajo presupuesto, estaba protagonizada por un actor (Patrick Swayze) que solo había destacado hasta entonces en televisión y en papeles pequeños en Rebeldes o más protagonistas en la película más discutible de John Milius (Amanecer rojo), por una actriz joven casi desconocida (Jennifer Grey) y dirigida por un coreógrafo casi desconocido llamado Emile Ardolino. Y surgió la sorpresa, la película para mí es poquita cosa, la historia es de lo más tópico, lo de "chico pobre y problemático encuentra chica rica y rebelde", pero a Swayze se le daba bastante bien el baile, y en eso Ardolino consiguió aceptables resultados, en colaboración con una pegadiza canción que ganaría el Oscar ese año (1987). La película funcionó muy bien en la taquilla mundial, y lanzó al estrellato a Swayze, confirmado poco después por títulos como Ghost y Le llaman Bodhi; aunque después no volvió a brillar tanto como estrella (como actor era mucho más discutible), sí mantendría un cierto favor del público hasta su temprana muerte en 2009 por cáncer de páncreas. A Jennifer Grey le duró poco el éxito, hoy está olvidada y su rostro es casi irreconocible debido dice a un error en una operación de nariz (yo diría que también le debe mucho al botox). Emile Ardolino solo tuvo tiempo de dirigir otra película muy popular en su momento, Sister Act, falleció en 1993 a causa del SIDA.

Como no todo van a ser comedias románticas, os dejo con un "tortolito" que causó sensación un día de San Valentín de hace ya unos cuantos años:


La verdad es que este napolitano llamado Alfonso Capone no era precisamente un sex simbol, aunque la armó parda un día de San Valentín de 1929 en Chicago, sus conciertos de metralleta eran "inolvidables". Coñas aparte, os dejo con las canciones Pretty woman de Roy Orbison y I've had the time of my life, tema principal de Dirty dancing. Feliz día de San Valentín a todos los enamorados.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Garbanzos con Tomate

- Pimientos - Cebolla - Tomate Frito - Ajo - Garbanzos  - Pota 1- Preparamos los ingredientes 2- Prepara...