6 de marzo de 2013

La película del club: Cabaret



Este viernes el Club propone a sus socios la proyección de Cabaret, la obra cumbre de Bob Fosse , sin duda uno de los directores de musicales cinematográficos y teatrales más importantes de la historia y para mí el mayor renovador del género.

Partiendo del musical de Broadway, que se basaba en la novela Adiós a Berlín de Chrsitopher Isherwood (ya adaptada en una versión no musical en los años 50 con el título de Soy una cámara), Fosse hace en Cabaret un tipo de musical muy diferente del que se hacía hasta entonces, y que ya había intentado con buenos resultados en la anterior Sweet charity (Noches en la ciudad). Tratándose de un cabaret berlinés en los prolegómenos del nazismo, le da un toque más erótico que el musical hollywoodiense no tenía hasta entonces (la censura no dejaba, también es cierto), y siendo gran admirador de Fellini, su filme bebe del estilo del genio italiano (su influencia es más clara aún en Sweet charity, puesto que adapta al musical Las noches de Cabiria, y en la posterior All that jazz, claramente inspirada en 8 1/2). Toma el musical teatral escrito por dos grandes como John Kander y Fred Ebb, le quita las canciones que no transcurren en el cabaret menos una (la que canta el joven nazi) y añade dos nuevas que se convierten en míticas y para mí los dos mejores números de la película, Mein herr y Money, money. Y toma dos decisiones fundamentales, hace que el papel protagonista recaiga en la entonces prometedora hija de Judy Garland, Liza Minnelli (ya había estado nominada al Oscar por El cuco estéril), y vuelve a dar el papel del Mcee (maestro de ceremonias del cabaret donde actua Minnelli) en el actor que lo interpretó en teatro, Joel Grey. El resultado es maravilloso en todos los números musicales, aunque para mi gusto decae un tanto en la parte dramática, donde el coprotagonista Michael York me parece un error de casting. El filme ganó ocho Oscars, aunque no el de mejor película (Coppola tenía una oferta que no podía rechazar la Academia, El padrino) y sorprendentemente tampoco el de canción original estando dos perlas como las antes citadas (aclarar que la célebre Cabaret no es canción original y no hubiese podido ganar el premio), es el filme hasta el momento con mas Oscars que no ha ganado el premio gordo. Fosse volvería a dar en la diana en teatro con Chicago, y en cine con All that jazz, y fuera del musical con Lenny, cerrando su filmografía con la menos interesante Star 80, su proyecto de llevar al cine Chicago se vio truncado por su temprana muerte en 1987 por un infarto.

De eso se encargaría el coreógrafo Rob Marshall, que ya había hecho en teatro una revisión junto a Sam Mendes de Cabaret en los 90. El Cabaret de Mendes y Marshall conservaba las canciones, pero le ponía una coreografía muy diferente del de Fosse, le daba mucha más importancia todavía en la trama al personaje de Mcee (es más protagonista en este nuevo montaje que Sally Bowles, el personaje que interpretó Liza Minnelli) y convertía en homosexual al protagonista masculino, cosa nada extraña teniendo en cuenta que Isherwood era gay. Es tan diferente del de Fosse que no descarto que algún productor se anime a algún día a hacer un remake con la versión teatral nueva.

Os dejo con las canciones Cabaret, Mein herr y Money, money, de los geniales compositores Kander y Ebb:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SARAU POÈTIC A L'ALTRE FESTIVAL