19 de marzo de 2010

veleidades históricas

La solución al enigma de la semana pasada: a Kubrick no se le ocurrió otra cosa que llamar a su personaje Jack T. Reaper, o sea, Jack el Destripador. Un sentido del humor cuanto menos peculiar.

Pasando a otros temas, no deja de ser curiosa la manera en que el cine se toma a pitorreo la historia (Malditos bastardos es un buen ejemplo, pero hay más): Ya dijo John Ford aquello de que "entre la realidad y la leyenda nos quedamos con la leyenda". Pero no sólo el cine americano se libra. En Locura de amor, en una escena en que Juana la Loca tiene que atravesar el largo pasillo de una iglesia y necesitaban tiempo para atravesarlo, como estaban nombrando sus títulos nobiliarios, optaron por invertárselos directamente para que hubiese más. Y cuando Franco (guionista del filme) se quejó al director de "Raza" de que había eliminado algunas partes de su guión, éste le contestó: "Excelencia, lo que sale en el Espasa lo eliminamos del guión".

Y ahora la pregunta de la semana (es un poco más fácil porque dejo menos opciones). Cuando se empezó a hacer "Harry el sucio", Clint Eastwood no era la primera opción, sino un muy conocido actor y cantante de origen italiano (probablemente el más conocido de los cantantes melódicos americanos). ¿Quién era? La solución la semana que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller de cocina: Garbanzos con Tomate

- Pimientos - Cebolla - Tomate Frito - Ajo - Garbanzos  - Pota 1- Preparamos los ingredientes 2- Prepara...